Secuestro de dos adolescentes: “Quería matarlas pero mi hija se defendió”, dijo la madre de una de las víctimas

Berta Miranda, madre de una de las víctimas secuestradas el Día de la Mujer presuntamente por el hombre detenido este lunes, dio detalles de un hecho que tomó trascendencia nacional. “Me tiene harto el 8M”, reproduce el diario digital INFOBAE, de una de las expresiones del atacante a las dos jóvenes de 18 años.

En principio agradeció a la policía “que actuó rápidamente y nos contuvo en todo momento. Fueron muy respetuosos con las chicas y a pesar de estar tan nerviosas pudieron dar información que sirvió para detener a esta persona. También agradezco a las personas de la estancia Las Violetas, que las cobijaron, las contuvieron y nos llamaron”, dijo por FM Aire Libre.

Pese al hecho traumático que tuvieron que vivir, destacó que ambas jóvenes están con vida. “La policía misma me dijo que estaban sorprendidos, porque esto no había pasado nunca. A mi hija la golpearon en la cabeza, la dejaron inconsciente, y casi saliendo de la ciudad recuperó la conciencia. Hasta que llegaron a la estancia estuvieron tratando de empatizar con el hombre, le ofrecieron el auto para que las deje ir, pero nada. Ella empezó a golpearlo con el matafuegos que encontró atrás y yo me siento orgullosa de mi hija, porque eligió pelear en vez de ser una víctima y el hombre con las dos no pudo hacer lo que pretendía, que era matarlas”, aseguró.

No vio otra razón para trasladarlas a un campo. “Cuando bajó la velocidad llegando a la estancia, ellas saltaron del auto y rodaron por la banquina. Corrieron hacia la estancia, mientras el tipo dio la vuelta con el auto, volviendo a Río Grande, y a unos kilómetros de donde las dejó despistó el auto, que quedó a un costado en la banquina. La policía tomó las huellas, encontró el hacha que había usado, todo el auto está lleno de evidencia y no quiero hablar de eso porque se está trabajando científicamente. Yo no tengo más que palabras de agradecimiento por todas las personas que nos han apoyado”, expresó.

“Si no hubieran estado las dos juntas, esto no hubiera terminado de buena manera. Yo no entiendo otra intención más que matarlas, porque para robarles el auto no necesitaba llevarlas. A mi hija la dejó inconsciente con el golpe que le dio en la ciudad y la podría haber dejado tirada en la vereda e irse con el auto. No había ninguna necesidad de llevárselas al campo”, manifestó.

Contó que durante el trayecto “las chicas le preguntaron si quería violarlas y les dijo que no era ningún violador. Entonces cuál era la intención –se preguntó-, porque no quería el auto, tampoco violarlas, y al llevarlas al campo, creemos que quería matarlas. Mi hija se defendió muchísimo, tiene todas las manos moradas de los golpes que le dio y que él también le devolvía mientras manejaba a alta velocidad. Mi hija estaba atrás, en medio de los dos asientos peleando con este hombre, y a la otra chica la tenía paralizada, porque tenía un hacha al costado y, si se movía, tenía miedo de que la matara”.

“Nosotros nos enteramos por la gente de la estancia, que nos llamaron, y llegamos junto con la policía. Habrán pasado unos 20 minutos desde que pasó esto hasta que llegaron a la estancia”, estimó.

Respecto de cómo comenzó el ataque y posterior secuestro, dijo que su hija Daniela “estaba sentada del lado del conductor, el hombre abrió la puerta, la golpeó en la cabeza y desde ahí no se acuerda nada, hasta que despertó pasando el CEMEP con la cara llena de sangre. Ella vino a descansar en un lugar seguro, porque el lunes empieza a estudiar en una universidad fuera de la provincia. Yo tenía mucho miedo de lo que podía pasar después, pero ella se ha dado cuenta de la fuerza que ha tenido, del potencial para defenderse. Uno puede decidir si es una víctima o no. No se puede evitar que pasen las cosas pero ser víctima lo elige uno. Ella se ha dado cuenta de que es capaz de defenderse y eso le ha dado una seguridad que antes no tenía, a pesar de que fue horrible, que tiene marcas y moretones por todo el cuerpo, la cabeza cosida, un pedazo de pelo cortado, pero se siente fuerte y esto no la ha roto emocionalmente”, manifestó.

Consideró que “si pudo defenderse de un delincuente con antecedentes y un tremendo prontuario como este hombre, creo que puede hacer de todo en su vida. Ella se ha dado cuenta de esto y, si algo bueno se puede rescatar de todo lo malo, es esto”.

“Yo estoy agradecida con la policía de la comisaría tercera, desde el que atiende en la puerta hasta el jefe. Son excelentes profesionales y seres humanos, y lo mismo la gente de la estancia, porque protegieron a las chicas, que las encontraron heladas, sangrando, las hicieron entrar a su casa y les dieron cobijo. También quiero agradecer el apoyo del colectivo de mujeres y no tuvimos necesidad de exigir nada, porque se nos dio naturalmente”, afirmó.

Respecto del vehículo, dijo que está a resguardo para realizar las pericias y “hay muchas huellas que se encontraron. Aparentemente hay muchas huellas de esta persona dentro del auto, y como mi hija lo golpeó debe haber sangre también de él. No nos dejaron ver el auto pero nos dijeron que había pruebas suficientes y muchas huellas, como para inculpar a la persona que está detenida”, concluyó Berta Miranda.

Ver tambien

Una mujer que venía de España viajó a Río Grande sin cumplir el aislamiento

Lily Calegari, periodista de Info 3 Noticias, dialogó con AIRE LIBRE FM tras su regreso …