Lunes negro: “En lugar de calmar los mercados le pusieron más leña al fuego”, criticó Arcando

El vicegobernador Juan Carlos Arcando analizó por FM Del Pueblo el complicado inicio de la semana luego de las elecciones primarias y cuestionó la actitud del presidente Macri de “echar más leña al fuego” en lugar de calmar a los mercados y a los argentinos.

“Creo que la primera reacción del gobierno debería haber sido convocar urgente a una reunión de gabinete a las 8 de la mañana y convocar también a quienes participaron de la elección nacional antes de las 9, para tener una reunión previa a la apertura de los mercados, y mandar un mensaje de tranquilidad al pueblo argentino. No fue de esta manera y recién reaccionaron a las 4 de la tarde. Yo pretendía que calmaran los mercados y le pusieron más leña al fuego”, fustigó.

“La verdad me dolió muchísimo como dirigente político que no tengan la madurez suficiente para hacer lo que se debe hacer en este caso. Hoy el país necesita de un acuerdo nacional donde todos aquellos que participaron, especialmente los candidatos a presidente, estén sentados en una mesa y ver cómo podemos colaborar, primero para llegar a las elecciones del 27 de octubre, y después para llegar al cambio de mando a quien elija el pueblo el 10 de diciembre. De esta manera no se logra”, enfatizó.

“Hoy los argentinos somos más pobres, se devaluó la moneda en más de un 23 por ciento y creo que nunca ha ocurrido esto en la historia de la Argentina. Jamás hubo una devaluación tan brusca como la de ayer, con un presidente que parecía desconcertado y no sabía asumir lo que había pasado al día anterior. Echarle la culpa al ciudadano que fue a votar el día domingo realmente me pareció una locura”, calificó.

“El presidente Mauricio Macri tiene la responsabilidad de mandar un mensaje por lo menos de tranquilidad, pero hizo todo lo contrario. Hay que parar la pelota y el presidente está a tiempo todavía de hacerlo, de convocar al resto de los que participaron en la contienda electoral y buscar juntos una salida a esta crisis en la que ha entrado la Argentina a partir de ayer”, planteó.

“Como peronista veo que nuestros dirigentes han sido los más racionales en la forma de tranquilizar, porque si no, ayer hubiera sido un día negro, más allá de lo que pasó económicamente. No llamaron a ninguna movilización y nuestros dirigentes tuvieron la cordura de frenar un poco todo esto y lo que se podía venir, pero a la tarde echaron más leña al fuego. Esperamos que esto se pueda ir encaminando”, reclamó.

Consultado acerca de cómo sigue la campaña en este contexto, siendo ya candidato a senador por Consenso Federal, dijo que “vamos a esperar estos días a ver si todo esto que está ocurriendo a nivel nacional se calma un poco, porque comenzar una campaña en esta situación que está viviendo la Argentina es desacertado. Hoy tenemos que estar todos los dirigentes viendo cómo podemos aportar algo desde nuestro lugar”, priorizó.

“Me preocupa muchísimo esta devaluación, que afecta directamente al trabajador y a todos los ciudadanos. Tenemos que estar abocados a esto y la semana que viene o cuando esto se calme, recién empezaremos nuestra campaña para que la gente vuelque su confianza en nosotros”, dijo.

También destacó la buena señal de convivencia política de Alberto Fernández, que agradeció por las redes sociales el llamado telefónico que le había hecho Roberto Lavagna y dijo que valoraba mucho su figura. “Esto es una cuestión de respeto político. Lavagna es una persona que le tiran un problema y te trae tres soluciones. Fernández reconoce la capacidad de nuestro candidato a presidente para resolver los problemas de la Argentina. Es de buena persona y de buen político lo que ha hecho Alberto Fernández en sus declaraciones con respecto a Lavagna”, valoró.

“Ese respeto debe existir y cuando conocí el resultado electoral, yo lo  llamé a Federico Runín, a Pablo Blanco, a Matías Rodríguez. Hablé con los tres que compitieron conmigo y esto hace a la convivencia política. Lo que tenemos son diferencias políticas pero tenemos que ver cómo defender los intereses de los fueguinos. Somos dirigentes políticos y tenemos que tener un contacto, porque ellos tienen ideas muy buenas, así como yo también las tengo, y el contacto no se debe perder, como tampoco el respeto”, sostuvo.

“El pueblo de Tierra del Fuego le dio una cantidad de votos a cada uno y por eso Roberto Lavagna, en cuanto se conoció el resultado, rápidamente se puso en contacto con Alberto Fernández. Esto tiene que ver con la madurez política. La contienda electoral ya pasó y ahora hay que seguir adelante, porque hay otro camino”, apuntó.

Sin embargo reiteró su preocupación por la posición de Macri, que va en sentido totalmente contrario. “Desde el gobierno nacional el viernes decían que el mercado estaba bárbaro, que había bajado el dólar, que había subido la cotización de las acciones en el exterior; y el lunes se desplomó todo. Para ellos los culpables son los que ganaron y el pueblo que votó a los que ganaron. Es una locura eso. No han reaccionado como deberían, y esto no es un partido de fútbol. Estamos hablando del día a día y del futuro de los argentinos. Tendrían que haber analizado cómo está viviendo el pueblo argentino, por qué se expresó de esta manera, y ver cómo encontrar una solución con los que ganaron para calmar a los argentinos. Eso es de buen dirigente. Hay que tener la humildad de bajar la cabeza y pedir ayuda para sacar esto adelante”, manifestó.

“El resultado se podría repetir o no en octubre, pero aparentemente el dólar va a seguir estando a 57 pesos y el dólar futuro se está vendiendo a 65 ó 70 pesos. Lo que dijo Macri ayer no calma ningún mercado y tiene que entender que está perjudicando al pueblo argentino, a la persona que hoy no tiene la posibilidad de llevar el sustento diario a la mesa”, alertó.

“No piensan en las personas que la están pasando mal. Piensan en lo macroeconómico y no en lo que pasa en el día a día. Con estas medidas de ayer van a cerrar más empresas y más personas van a quedar sin trabajo. En lugar de generar una esperanza o modificar el rumbo, el gobierno sigue profundizándolo, y es más virulento. Uno puede llegar a pensar que se están queriendo ir antes, porque no pueden decir lo que dijeron en la tarde de ayer. Los argentinos no quieren que se vayan antes sino que los dirigentes nos sentemos en una mesa y les resolvamos los problemas. El presidente de la nación tiene que tener la humidad de convocar a los demás”, concluyó.

Ver tambien

Una bebe cayó desde un segundo piso en Chacra II

Cerca de las 21 horas de este miércoles momentos de tensión se vivieron en María …