Total Austral pone en marcha la ampliacion de la planta Cañadón Alfa en Tierra del Fuego

Total Austral, operador del Consorcio CMA-1, junto a sus socios Wintershall y Pan American Energy, anunciaron la puesta en marcha del proyecto de expansión de la planta Cañadón Alfa, ubicada en la costa al norte de la provincia. Allí, se realiza el tratamiento de la producción proveniente de 7 yacimientos off shore y on shore.

Total Austral, operador del Consorcio CMA-1 con el 37,5% de participación, junto a sus socios Wintershall Dea (37,5%) y Pan American Energy (25%), anunciaron la puesta en marcha del proyecto de expansión de la planta Cañadón Alfa, ubicada en la costa al norte de Tierra del Fuego, donde se realiza el tratamiento de la producción proveniente de los 7 yacimientos off shore y on shore operados por Total Austral.

Además de contribuir a optimizar el potencial de los yacimientos maduros, que se encuentran en proceso natural de declinación, su puesta en marcha en los plazos previstos permitirá contar con una mayor disponibilidad de gas en el invierno y, de este modo, disminuir las importaciones durante el período de mayor demanda de gas en Argentina.

Para lograr este resultado, se construyó una nueva infraestructura en la ya existente planta Cañadón Alfa, y se instalaron nuevos equipos que permiten la ampliación de la capacidad de compresión, al pasar su producción de media a baja presión. Estos equipos son capaces de comprimir un volumen equivalente al 20% del gas consumido diariamente en el país.

El proyecto se desarrolló bajo un esquema de operaciones simultáneas (SIMOPS), es decir, realizando actividades de construcción sin afectar el funcionamiento habitual ni los niveles de producción de la planta y superando condiciones climáticas extremas.

Asimismo, fue necesario el tendido de un nuevo gasoducto de 27 km de extensión entre las plantas Río Cullen y Cañadón Alfa y de una línea de exportación de gas de 2 km de longitud, que permite conducir el fluido en condiciones comerciales hacia el gasoducto de transporte General San Martín.

En su totalidad, este proyecto empleó cerca de 600 personas, demandó 21 meses de trabajo (casi 2 millones de horas de trabajo) y significó una inversión de 200 millones de dólares.

“Gracias al alto nivel de profesionalismo de todos los actores involucrados y su compromiso permanente con la seguridad y el medio ambiente, se logró completar el proyecto sin incidentes registrables, en los plazos previstos y respetando los más altos estándares de seguridad y calidad”, señala el comunicado.

Ver tambien

Australtex: “La gente ya no aguanta más y no vamos a seguir con este manoseo”

Así lo expresaron trabajadores y delegados de la empresa Australtex que esta mañana se movilizaron …