Seguridad: El secretario Eposto acusó al intendente Melella de traer y albergar delincuentes en Río Grande

El secretario de Seguridad Javier Eposto realizó hoy serias acusaciones por FM Aire Libre contra el intendente Gustavo Melella, y reclamó “un careo” con el jefe comunal en la justicia, para dar detalles de una reunión que habría mantenido en privado.

Cabe recordar que el abogado del intendente Melella, Dr. Francisco Ibarra, incorporó una declaración en la cual la hija de Hugo Moya dice tener autorización de Eposto para ingresar a una vivienda de servicios del Gobierno, como argumento para vincular a funcionarios de la gestión Bertone con lo que Melella considera un operativo político en su contra, en el marco de la denuncia por presunto intercambio de trabajo por favores sexuales.

Ibarra presentó un acta suscripta por la policía donde se deja constancia de que el Secretario de Seguridad hizo entrega de la vivienda a la hija de una de las personas que atestiguó en contra del intendente Melella, y Eposto se hizo cargo de esta decisión, aunque lo atribuyó a “un pacto” con el intendente.

“Primero acusaron al ministro Vázquez, después al ministro Gorbacz, siguieron con que todo esto era una operación política de la gobernadora Bertone. Yo voy a contar mucho más en la justicia sobre este tema y es cierto que yo conozco a Hugo Moya, que es un policía retirado y fue chofer y custodio personal del intendente”, dijo el titular del área de Seguridad.

Explicó que hubo una reunión con Melella a raíz de que en julio pasado detectaron “tres personas en el albergue municipal de deportes que eran delincuentes. Había un chico de 19 años que tenía pedido de captura y había otros dos integrantes con antecedentes complicadísimos de robo y de tráfico de estupefacientes. Esta gente había dicho que venía a trabajar para la campaña de Gustavo Melella. Yo entendí que había que cuidar la imagen y la figura del intendente, y me acerqué a hablar con él, porque me preocupaba que trajera gente con problemas de delincuencia a Río Grande, generándome mayor índice de inseguridad. Le pedí si me podía recibir y el 12 de julio de 2018 lo fui a ver al despacho. Le planteé que no me parecía lo correcto y que no creía que tenía que traer delincuentes a la provincia. Al principio me lo negó, le di los nombres y le dije que en los allanamientos se los encontró en el albergue. Entonces me dijo que el “Piojo” (Fabián) Daldi traía gente del norte para hacer trabajos. Daldi tiene vínculos con el intendente y le planteé que traer gente para hacer trabajos de pintura, de cordones o lo que sea me parecía irrisorio. Se comprometió en ayudarme en materia de seguridad, a trabajar juntos. Le comenté la necesidad de luchar contra el narcotráfico y empezamos a entendernos. En ese momento me pregunta si lo conocía a Moya y le dije que sí, porque he dado cursos a muchos policías y sabía que fue chofer de él. Me comentó que tenía unas internas muy grandes con Moya, a quien pensaba despedir. Le planteé hacer la denuncia, pero dijo que Moya se había portado muy bien con él en su momento, y que en un momento de una disputa había recibido una puñalada en un brazo defendiéndolo a él de una pareja que le quiso pegar. Me dijo si podía contener a Moya, quedé en hablar con él y ahí terminó la reunión, con el compromiso de que él no me iba a traer más gente del norte con antecedentes para mantener la seguridad. Él reconoció que trajo estas personas con antecedentes”, ratificó Eposto.

“Creo que mi error fue confiar, creer en el intendente, y tal vez tengo que pedir disculpas a la sociedad porque no fui claro desde el primer momento, pero yo no soy un hombre de la política. Tengo más código de cancha que de política, pero yo entendí que lo ideal era hablar con el intendente y pedirle que parara con esto”, expuso.

Continuó relatando que, terminada la reunión con el intendente, el “pacto” fue “no traer más gente con antecedentes” a cambio de que contuviera a Hugo Moya. “Arreglamos todo eso y yo me encargaba de contener a Moya. Yo actué de buena fe y ahora espero un careo con el intendente frente a la justicia para decir lo que pasó en esa reunión. Yo no tengo nada que esconder. Lo conozco a Hugo Moya y me hago cargo, pero que el señor intendente se haga cargo también. Hicimos un pacto y ahora sale y me prende fuego”, criticó.

Respecto de la incorporación del Dr. Ibarra de la declaración donde Eposto autoriza a la hija de Moya a ocupar una vivienda, explicó que “la hija de Moya tenía un problema importante que no voy a dar a luz y está viviendo en una casa de servicios. Yo quiero un careo con el intendente en la justicia, con los medios públicos en vivo, porque hay mucho más que hablar de esa reunión y me lo reservo para la justicia. Yo no tengo ningún problema en hacer un careo con el intendente en la justicia”, remarcó.

“Me duele mucho lo que hizo el intendente conmigo. No se quieren hacer cargo de lo que hicieron, no hablan de los audios, de los cheques que recibía la contadora. Ante la justicia nos sacamos los trapitos al sol y que el intendente entregue su celular de esa época. Yo le presté la casa a la hija de Moya porque me lo pidió Gustavo, y eso está en los celulares. Que el intendente entregue su celular, yo entrego el mío y se puede levantar toda la información. Luego juzgará el juez”, planteó.

“Entiendo que Melella no le ha contado a su abogado de esta reunión”, barajó, lamentando que ahora “la culpa de todo la tiene Moya y nadie se hace cargo de nada. Que ellos se empiecen a hacer cargo de sus errores, porque yo me hago cargo de que le di la casa de servicios a la hija hasta que la necesite y solucione el problema que tiene”, concluyó el secretario.

Ver tambien

Apertura de sesiones: “Vamos a trabajar para seguir construyendo futuro para Ushuaia”, aseguró el intendente Vuoto

El intendente Walter Vuoto dejó inaugurado este lunes el XXXVI período de sesiones ordinarias del …